1959. Cartas de Hiroshima

El 6 de agosto de 1945, un avión de la fuerza aérea estadounidense dejó caer sobre Hiroshima, Japón, la primera bomba atómica de la historia lanzada sobre una ciudad.
Claude Eatherly fue el oficial que piloteaba el Straight Flush, el avión encargado de hacer el reconocimiento meteorológico sobre Hiroshima y señalar el punto de impacto.
Se dice que después de la devastadora experiencia de Hiroshima, el comandante Eatherly no habló con nadie durante días enteros. Se sentía autor de lo sucedido y declaró estar mejor en la cárcel que en el hospital psiquiátrico. No creía que le correspondiese, después de la explosión atómica, la libertad. En esta nota de Scholé nos adentramos en la historia de este piloto y algunas reflexiones en torno a sus acciones, el progreso y la tecnificación.